Ir al contenido principal

Colectivo Cultural New Paris y su impacto en el barrio Nuevo París,

Foto Facebook Colectivo Cultural New Paris
Foto Facebook Colectivo Cultural New Paris

Nelson Trías y Nicolás Dalton hablaron con +O sobre cómo fueron los comienzos del Colectivo Cultural New Paris y su impacto cultural para los vecinos.-

El Colectivo Cultural New Paris es un grupo de vecinos que desde hace tres años apuestan a revitalizar el barrio Nuevo París, organizando eventos de música, teatro, circo y danza, todos al aire libre y gratuitos.

Sus integrantes reflexionaron sobre el sentido de pertenencia, el vínculo con los vecinos y la importancia del Centro Cultural Nuevo París, que será inaugurado el próximo año.

¿Cuándo surge el Colectivo New Paris como tal?

Ya llevamos dos años, arrancamos en diciembre de 2014. Como todo colectivo nace de la inquietud de los propios vecinos, nos empezamos a juntar en agosto-setiembre con las primeras reuniones. Justo en el barrio se había hecho una obra con el Presupuesto Participativo, un anfiteatro. Entonces el 13 de diciembre (de 2014) decidimos presentarnos frente al barrio con actividades. Ahí nos juntamos con lo que era la comisión de vecinos de ese momento y nos presentamos como Colectivo New Paris.

¿Cuántas personas integran o han pasado por el colectivo?

Desde el primer momento hasta ahora han pasado unas 30 personas. Hoy somos cinco, pero a la hora de los eventos siempre hay más gente que nos da una mano. Podemos decir que hay un núcleo de seis o siete personas que han estado siempre.

En cuanto a la planificación de las actividades, ¿cómo se organizan?

En un principio cuando arrancamos hacíamos una actividad por mes, porque éramos un montón. Pero después fue bajando y ahora lo que tenemos son fechas en las que siempre organizamos algo; como el día del niño, reyes, nuestro cumpleaños, día de la mujer, carnaval, corso y el New Paris Rock.

¿Cómo es el diálogo que tienen con la comunidad, con los vecinos del barrio?

Para empezar somos vecinos y padres (algunos) de los niños que están hoy en Nuevo París, y muchos de nosotros nos hemos criado toda la vida ahí, creo que por eso más o menos sabemos que hay algunas carencias y cuáles son. Al realizar eventos de cualquier índole una vez por mes, vas viendo más o menos qué es lo que a la gente le gusta o le gustaría.
Por otra parte, la idea del colectivo siempre fue enfocada a la familia, entonces hay cosas que siempre hemos hecho para justamente atraer eso, actividades a horas tempranas. No vendemos alcohol, simplemente vendemos tortas fritas, panchos, chorizos. Tenemos un gran apoyo del supermercado Malbatán. Con sus donaciones hacemos cosas para vender a precio barato para que la gente con poca plata pueda pasar el rato viendo algo artístico y comiendo algo rico, a un precio razonable. Eso nos da la confianza del barrio. La gente se arrima porque sabe que lo que nosotros nucleamos es la familia, la tranquilidad, las horas tempranas.

¿Las actividades son siempre son al aire libre y gratuitas?

Sí, siempre. La cuenta que hacemos y que nos enorgullece de alguna manera, es que una familia con dos hijos con doscientos pesos, salen, comen algo y se ven un buen espectáculo, porque por cincuenta pesos se comen un chorizo al pan y la entrada es gratis.
También estamos en el medio de una plaza, donde está el anfiteatro, entonces a veces se da que la gente no sabía que había una actividad pero como va hasta la plaza a pasar el rato se termina sumando al evento que haya.

Hablabas de que cuentan con el apoyo de un supermercado del barrio. Para financiar y difundir las actividades, ¿cómo se organizan?

En primera instancia tenemos el apoyo del Municipio a y del programa Esquinas de la Cultura. Esos son los pilares para las actividades en cuanto a sonido, transporte y muchas veces artistas.
Después cada uno de nosotros se comunica con diferentes grupos, las actividades siempre son muy diversas, nunca es solo circo sino que intentamos que haya murga, grupos de música, actuaciones para chicos, teatro, todo junto. La idea es que sea una mezcla y no siempre folclore o rock. Las actividades siempre van cambiando e intentamos que sean divertidas a todo nivel.
Por otra parte, contamos con mucha gente que escribe a nuestra página de Facebook (Colectivo Cultural New Paris), que se comunican con nosotros y se ofrecen para venir.

Según su evaluación ¿cuál es el impacto que ha tenido el colectivo en el barrio?

Hay un sentido de pertenencia que en algún momento fue infundado porque no teníamos qué hacer en Nuevo París. A partir del buen funcionamiento y la buena convivencia que se genera en los eventos del colectivo, dos pizzerías cercanas empezaron a hacer actividades. Una de ellas cuenta con el apoyo del colectivo, entonces hay eventos, la gente se junta, hay convivencia, inclusión social, se comparte, y todo esto le da argumento al sentido de pertenencia.

En cuanto al barrio, a veces nos ha pasado que la gente nos para en la calle para saber cuándo van a cortar los árboles, y nosotros tenemos que explicarles que no tenemos nada que ver con esas cosas. Hay emociones vividas. En todas las cosas que hacemos siempre se encuentran caras de sorpresa, niños que se quedan mirando al guitarrista cuando toca, nos ha pasado de tener una señora mayor, como de 80 años, que se quedó a escuchar todas las bandas. Esas pequeñas cosas pasan en el barrio y te das cuenta que se está haciendo algo distinto y que tiene un gran impacto. Dentro de las actividades que hacemos para el barrio ha habido músicos de Chile, de Brasil, actuaciones de teatro, de todo.

Si tuviéramos que hablar de las dificultades que enfrentan como colectivo, ¿cuáles serían?

A veces somos nosotros mismos, el colectivo en general. Porque también está la parte de entender que todo lo que hacemos es de onda, todos tenemos hijos, trabajos, diferentes horarios o compromisos, entonces no es sólo las ganas que tengas sino también todo lo que está alrededor de uno. Eso a veces puede ser una contra.
Al principio teníamos un poco el estigma del barrio. A veces cuando hablábamos con artistas de otros lugares por estar en contacto con nosotros o con el Municipio, por ahí venían pero con cierto recelo. Igual lo bueno es que siempre quieren volver. En un tiempo fue una limitación también para artistas nuevos, que todavía no nos conocían o nunca habían llegado al barrio.
Nosotros buscamos buenas razones para que el evento salga bien, el hecho de empezar temprano, no vender alcohol, no dejamos que se genere un mal ambiente y por ese lado las contras son pocas.
Por otro lado, al no cobrar entrada, ningún artista se lleva un mango. Igual tenemos artistas que son parte del colectivo y no precisamos llamarlos, cuando se enteran cómo es la actividad ellos mismos se ponen en contacto. Las bandas de música de rock, que por lo general son colectivos, siempre están dispuestas a venir a tocar.

El Municipio a tiene previsto inaugurar para el año que viene el Centro Cultural Nuevo París, ¿qué significaría esto para ustedes?

Un logro de todos. El colectivo se junta principalmente queriendo un centro cultural mucho antes de pensar en hacer actividades. El objetivo era lograr un espacio. A partir de que empezamos a hacer eventos y a crecer, el Municipio se acerca a nosotros y nos ofrece la creación de un centro cultural en la misma plaza Monterroso. Apoyamos la idea y estamos en ese proceso. Hemos tenido reuniones, ya está todo programado. Está el cartel en la plaza.  Estamos ansiosos y a la espera de que salga. Evidentemente estamos logrando la idea del colectivo, va a ser el primer espacio público, social y cultural verdaderamente del barrio, realizado a través del Municipio. Es una urgencia del barrio. Otro logro del colectivo es que vamos a poder ofrecer talleres. Es una idea que defendemos a muerte y es que en ese lugar queremos que se aprendan cosas. Nosotros nos criamos en ese barrio sin hacer nada. Hoy somos los propios vecinos los que generamos algo y eso es algo importante a destacar, es un logro de vecinos comunes, ninguno está vinculado al Municipio. Teníamos una idea y la empezamos a gritar y alguien nos escuchó. Entonces más allá del agradecimiento que le hacemos al Municipio, creo que esto es un logro de vecinos comunes y corrientes que tenían una meta y la lograron.

Hablando de vecinos, ¿es un colectivo abierto? ¿cualquiera se puede sumar?

Sí, claro. Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Porque todos tenemos opinión. El primer día que llega una persona, ya tiene la posibilidad de levantar la mano y votar. La propuesta está abierta porque somos un grupo de vecinos y siempre viene bien gente a dar una mano. Lo que hacemos no termina solo en actividades culturales, a nosotros nos gustaría crecer un montón y hacer otras cosas también. Somos vecinos comunes que dedicamos parte de nuestro tiempo a hacer cosas para el barrio y para los demás.

¿Cuáles serían los objetivos que quedan por cumplir en esta parte del año?

Y nos quedan algunas fechas por cumplir que ya tenemos pautadas, y luego que empiece la obra del centro cultural y cuando arranque vamos a festejar, porque para nosotros es un gran logro.  Pero el principal objetivo es seguir trabajando por la cultura, porque no dejamos de hacer actividades, logramos lo que queríamos que era un centro cultural, y ahora queremos estar adentro, trabajar, hacer actividades ahí. ¡Y después capaz que nos colgamos a pedir un polideportivo! También nos gustaría enroscarnos en un nuevo presupuesto participativo para lograr otras cosas.

Por Milena Santos

Nota originalmente publicada en +O, publicación del Municipio A, Año 7 - Edición Nº22

Espacio multicutural Julia Arévalo

Espacio multicutural Julia Arévalo
Espacio multicutural Julia Arévalo


Una obra que permitirá que espectáculos y diversas actividades sociales y culturales se desarrollen en un espacio público accesible a toda la población.
“La uruguaya Julia Arévalo, primera parlamentaria en Suramérica, falleció ayer en Montevideo a la edad de 87 años. Escritora y obrera, a los 15 años se afilió al partido socialista y en 1920 participó en el congreso constitutivo del Partido Comunista de Uruguay. En 1942 fue elegida diputada y en 1946 senadora. Julia Arévalo participó activamente con las fuerzas republicanas españolas durante la guerra civil. Viajó a Moscú varias veces y recibió recientemente la condecoración. Cuarenta años de la victoria sobre el nazismo,otorgada por el Gobierno de Checoslovaquia.”

De esa forma el diario El País informaba en 1985 de la muerte de Julia Arévalo.

Destacada militante comunista, nació en una humilde familia campesina y llegó a ser la primera mujer latinoamericana electa como Senadora de la República (1947-1951). También fue Diputada (1943-1947) y Edila de Montevideo por dos períodos (1959-1967).

Nació en Barriga Negra (localidad del departamento de Lavalleja) y con nueve años emigró junto a su familia a la capital de Uruguay. Al igual que muchos niños y niñas de su época, comenzó a trabajar a los diez años, con jornadas de diez horas y cobrando diez centésimos de paga. Trabajó en una fábrica de fósforos y luego en la industria tabacalera. En su adolescencia se inició como sindicalista y en 1920 integró el grupo de fundadores del Partido Comunista del Uruguay.

Dedicó su vida a la lucha política y social, contribuyendo a la organización de los asalariados rurales y defendiendo los derechos de las mujeres que se encontraban en condiciones de extrema explotación.

Como parlamentaria, trabajó en proyectos de ley que consagraban los derechos de las mujeres trabajadoras: la protección del trabajo femenino, la maternidad, la equiparación salarial y la jubilación de empleadas domésticas, entre otros temas. Su atención siempre estuvo centrada en lograr la justicia social.

Fue destacada militante solidaria con la República Española durante la guerra civil, combatiendo al fascismo y denunciando a los golpistas al mando de Franco. Por ello, fue camarada y amiga personal de Dolores Ibarruri (La Pasionaria).

También integró el movimiento intercontinental de mujeres que combatieron al fascismo durante la Segunda Guerra Mundial y participó en la fundación de la Federación Internacional Democrática de Mujeres en 1945.

En Uruguay, fue protagonista de primera línea contra la dictadura de Terra y contra la dictadura cívico-militar que asoló al país entre 1973 y 1985. Se casó y formó una familia numerosa, siendo madre de seis hijos.

Julia Arévalo, reconocida por su firmeza y compromiso en el terreno político y por su ternura en los ámbitos familiares y de amigos, falleció el 18 de agosto de 1985, pocos meses después de recuperada la Democracia por la que tanto había luchado.

¿Por qué ponerle el nombre de esta noble uruguaya a un anfiteatro que será la obra más importante del quinquenio del Municipio a?, seguramente es una pregunta que se hace mucha gente.

Porque en el marco del desarrollo de las diferentes centralidades del Municipio con diversos perfiles, se vienen realizando espacios y obras que apuntan a un desarrollo identitario de la zona, tomando en cuenta las característica del lugar. Tal es el caso de las obras pensadas con vecinos en la zona del Cerro y el circuito en materia de derechos que se culminará con este anfiteatro y que comenzó con la Plaza de la Equidad (ex plaza del Indio), inaugurada recientemente.

Para ello se trabajó con el Concejo Vecinal de la zona y con el Equipo de Género y Equidad del Municipio a, quienes propusieron el nombre y la argumentación del desarrollo de esta centralidad, con un perfil particular que le agregará aún más encanto a la zona del Paso de la Arena.

El Complejo Multicutural Julia Arévalo consiste en:

Un Centro Cultural Multifuncional, que cuenta con un salón, baños, un depósito y una pequeña kitchinette. Esta planta baja tendrá unos 330 m2.
La planta alta contiene un camerino para el anfiteatro de unos 110 m2. Y a su vez se proyecta una zona de gradas para el funcionamiento del anfiteatro y espacios exteriores parquizados de unos 2100 m2.
El programa del Centro Cultural está enmarcado en las líneas estratégicas definidas para el desarrollo y consolidación de la centralidad del Paso de la Arena.

Este proyecto se vinculará espacialmente y tipológicamente con la plaza Carlos Caffa, ubicada en la esquina de Cno. Tomkinson y la Av. Luis Batlle Berres. La obra demandará aproximadamente un plazo de ocho meses.

En la actualidad se encuentra en la finalización del proyecto ejecutivo para el llamado a licitación.
El mismo se ubicará en el predio de propiedad municipal ubicado en Cno. Tomkinson esquina Alfredo Moreno, padrón 42489.

Esta obra permitirá que espectáculos y diversas actividades sociales y culturales se desarrollen en un espacio público accesible a toda la población, una posibilidad con la que no cuenta hoy en día la zona.

Nota originalmente publicada en +O, publicación del Municipio A, Año 7 - Edición Nº22

Fuentes:

http://www.museos.gub.uy/index.php/museos/item/1135-una-pionera-de-la-politica-julia-arevalo-en-la-memoria-femenina
http://www.lr21.com.uy/politica/301956-quien-fue-julia-arevalo
http://www.elpais.com.uy/sabado-show/julia-moeller-perfil-entrevista-confesiones.html
http://www.montevideo.com.uy/contenido/DE-CRONICAS-ECONOMICAS-5478

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se distinguió al liceo n.° 11 del barrio Cerro por su proyecto “Del dicho al hecho, los derechos” y al programa “Yoga y valores en cárceles”. Ambas iniciativas participan a nivel internacional en noviembre en Bogotá, Colombia.

El Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos tiene por objeto reconocer a centros educativos y ONG que trabajan por la defensa y promoción de los derechos humanos. En la segunda edición, se distinguió al liceo n.° 11 del barrio Cerro por su proyecto “Del dicho al hecho, los derechos” y al programa “Yoga y valores en cárceles”. Ambas iniciativas participan a nivel internacional en noviembre en Bogotá, Colombia.
El jueves 28 se hicieron públicos los ganadores del II Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos, Óscar Arnulfo Romero, edición Uruguay. La actividad, presidida por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), busca reconocer el trabajo de instituciones de enseñanza y ONG que impulsen en forma activa la defensa y la promoción de los derechos humanos a través de la educación y la pedagogía.
El enfoque de los programas y proyectos debía comprender: convivencia en la escuela, liceos y escuelas técnicas; derecho a la educación; derecho de la infancia,…

La Plaza de la Equidad, una realidad Este jueves 1° de junio, en Camino Tomkinson y Luis Batlle Berres, se inaugurará la primera Plaza de la Equidad en nuestro país.

Plaza de la Equidad
La Plaza de la Equidad, una realidad
El próximo jueves 25 de mayo a las 14:30 horas en Camino Tomkinson y Luis Batlle Berres se inaugurará la primera Plaza de la Equidad en nuestro país. El evento contará con la participación de autoridades nacionales, departamentales, municipales y organizaciones sociales de la zona. La obra -que fue impulsada por el Municipio A y vecinos del barrio- busca resignificar el espacio y convertirlo en un lugar de encuentro, diversidad y convivencia barrial.
Compartimos a continuación el siguiente comunicado con toda la información y la invitación del evento. “Un espacio en el que todas y todos estemos incluidos” En la esquina de Cno. Tomkinson y Luis Batlle Berres, dos calles importantes en la historia del barrio Paso de la Arena, existe un lugar que ha tenido tiempos de mucho uso y otros de abandono. Este espacio, conocido como “la Plaza del Indio” o de “La Garita”, nunca pudo lograr una identidad propia capaz de atraer al vecino a toma…

Mujica sufre fuerte quebranto de salud y está de licencia

El senador frenteamplista pidió licencia médica hasta el jueves por una fuerte "indigestión" pero, según indicó su médica, es algo "típico de la edad".

El senador frenteamplista, y ex presidente de la República, José Mujica, tiene licencia médica hasta este jueves, pues sufrió una “descompensación” hace unos días.

Mujica ingresó hace quince días al sanatorio CASMU en silla de ruedas por causa de una fuerte “indigestión”. Según su doctora, se debió a un “exceso alimenticio”, lo que derivó en una descompensación por complicaciones “típicas de la edad”. Este fin de semana le volvió a suceder, según trascendió.

El ex mandatario tiene 82 años y hace 12 años tuvo una fuerte reacción alérgica a algunos medicamentos, lo que le impide recibir vacunas, ciertos medicamentos y los médicos presumen que puede tener alguna enfermedad autoinmune aún no determinada. Como consecuencia de su época detenido por la dictadura, cuando no le permitían ir al baño, sufrió daños irreversibl…