Ir al contenido principal

Punta de Rieles: la cárcel uruguaya que funciona como un pueblo

Desde 2010 instrumentaron este nuevo modelo en Montevideo; una ONG argentina presentará el jueves próximo una propuesta similar en el Congreso; el sistema busca humanizar los penales

MONTEVIDEO.- Es un día de actividad intensa en la confitería. Fabián se mueve de una punta a otra. Saca del horno una enorme fuente y corta en trozos la tarta de fiambre aún caliente. Decora con granas de colores la torta bañada en merengue. A su alrededor, todos tienen alguna tarea: armar paquetes con los bocaditos, controlar las milanesas que se están cocinando, lavar lo que ya no se usa. Al lado, en otro local, Antonio y Arturo atienden a los pocos clientes que se atreven a desafiar la lluvia para ir hasta el almacén. A una cuadra de allí, Julio y sus empleados arreglan una de las máquinas con las que hacen bloques de cemento, mientras piensan en un menú alternativo para el almuerzo: el día no está bueno para un asado.
Podría tratarse de la rutina cotidiana de un pueblo cualquiera. Sólo los alambrados perimetrales dan cuenta de que todo esto ocurre dentro de una cárcel. Y ése es el objetivo que se busca en el penal uruguayo de Punta de Rieles, en las afueras de esta capital: que el lugar se parezca menos a una prisión y más a la vida en libertad.
nspirada en este modelo, la Asociación Pensamiento Penal, una ONG argentina dirigida por el juez Mario Juliano, e integrada por otros magistrados, fiscales, defensores oficiales, letrados particulares, funcionarios judiciales, profesores universitarios y estudiantes de Derecho, elaboró una propuesta de ideas fuerza para generar un cambio en el sistema penitenciario del país.
El proyecto, que será presentado en el Congreso el 4 de junio, prevé la pacificación de la vida carcelaria, teniendo como eje el traspaso de los establecimientos penitenciarios a la órbita del Ministerio de Cultura. También proponen promover la autogestión de las cárceles, fomentando alternativas laborales, culturales y económicas para los presos.
En la Argentina, hay unas 64.000 personas detenidas. Si bien existen algunas experiencias de intervención civil positiva en las prisiones, organismos de Derechos Humanos denuncian constantemente situaciones de hacinamiento, torturas y falta de atención médica, entre otras cuestiones.
En Uruguay, un duro informe sobre los penales de ese país, presentado en 2009 por el relator de la ONU Manfred Nowak, promovió un consenso de las diferentes fuerzas políticas del país vecino, que derivó en la creación del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), con el objetivo de reformar el sistema penitenciario. Hoy, la mayoría de las cárceles uruguayas están bajo la órbita de esta institución. En total, hay 9900 presos en todo el país.

UN PENAL DIFERENTE

Por fuera, Punta de Rieles se parece a otras prisiones: está rodeada de alambrados y hay agentes vigilando el perímetro con sus fusiles. Pero dentro de la cárcel los guardias fueron reemplazados por unos 200 operadores penitenciarios, en su mayoría mujeres, que no portan armas y tienen una formación más orientada al trabajo social, la psicología y los derechos humanos.
"Queremos construir ciudadanía, humanizar los penales", dice Luis Parodi, actual director de Punta de Rieles. Este penal aloja a unos 500 presos. En algunos aspectos, funciona como un pueblo. La confitería, el almacén social, la bloquera, una peluquería, una rotisería, una casa de tatuajes y una huerta son algunos de los proyectos creados por los detenidos que se distribuyen sobre las callecitas de tierra del predio, donde, en un día normal, los presos circulan casi sin restricciones, siempre dentro del perímetro.
Las celdas, que son para cuatro o seis personas, sólo se usan para dormir y algunas barracas permanecen abiertas las 24 horas. A su vez, se proyecta que haya lugares individuales para que los detenidos puedan tener un espacio de privacidad.
"Es como un barrio privado, ¿no?", bromea Denis, que atiende a los clientes por la ventanilla de la panadería. El lugar es humilde, pero con el esfuerzo de los propios presos fue mejorando.
En un día de visita, los familiares compran en la puerta de la cárcel tickets para que el preso pueda hacer compras en los comercios del penal. La plata que pagan por cada ticket es depositada en la cuenta del preso dueño del emprendimiento. El monto de dinero que los presos o sus familiares pueden invertir en los tickets internos no puede superar los 1500 pesos uruguayos mensuales (aproximadamente unos 500 pesos argentinos). El sistema fue inventado por Fabián, uno de los internos, dueño de la confitería. Con mucho esfuerzo, Fabián logró armar un pequeño local fuera de la cárcel, que abrirá cuando salga en libertad.
El dinero que ingresa le pertenece al emprendedor, y sólo se les descuenta un canon variable de hasta el 20% por el consumo de electricidad y agua, y el uso del terreno.
El 80% de los emprendimientos dentro de Punta de Rieles es de los presos. También hay detenidos que trabajan para el Estado y cobran un peculio. En el área educativa, un espacio llamado Inclusión Digital fomenta que los detenidos accedan a Internet, con algunos filtros.
Para que puedan mantener los lazos familiares, a gran parte de los presos que trabajan se les permite el uso de celulares. También se autoriza que las esposas de algunos presos se queden a dormir con ellos los fines de semana.
En uno de los edificios del predio funciona la radio del "pueblo". "A este lugar lo cuidamos entre todos los que trabajamos acá", dice Darío, locutor y cantante del penal. Y agrega: "Es un espacio de libertad"..
FUENTES LA NACION

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN URUGUAY Y EL MUNDO?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se distinguió al liceo n.° 11 del barrio Cerro por su proyecto “Del dicho al hecho, los derechos” y al programa “Yoga y valores en cárceles”. Ambas iniciativas participan a nivel internacional en noviembre en Bogotá, Colombia.

El Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos tiene por objeto reconocer a centros educativos y ONG que trabajan por la defensa y promoción de los derechos humanos. En la segunda edición, se distinguió al liceo n.° 11 del barrio Cerro por su proyecto “Del dicho al hecho, los derechos” y al programa “Yoga y valores en cárceles”. Ambas iniciativas participan a nivel internacional en noviembre en Bogotá, Colombia.
El jueves 28 se hicieron públicos los ganadores del II Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos, Óscar Arnulfo Romero, edición Uruguay. La actividad, presidida por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), busca reconocer el trabajo de instituciones de enseñanza y ONG que impulsen en forma activa la defensa y la promoción de los derechos humanos a través de la educación y la pedagogía.
El enfoque de los programas y proyectos debía comprender: convivencia en la escuela, liceos y escuelas técnicas; derecho a la educación; derecho de la infancia,…

La Plaza de la Equidad, una realidad Este jueves 1° de junio, en Camino Tomkinson y Luis Batlle Berres, se inaugurará la primera Plaza de la Equidad en nuestro país.

Plaza de la Equidad
La Plaza de la Equidad, una realidad
El próximo jueves 25 de mayo a las 14:30 horas en Camino Tomkinson y Luis Batlle Berres se inaugurará la primera Plaza de la Equidad en nuestro país. El evento contará con la participación de autoridades nacionales, departamentales, municipales y organizaciones sociales de la zona. La obra -que fue impulsada por el Municipio A y vecinos del barrio- busca resignificar el espacio y convertirlo en un lugar de encuentro, diversidad y convivencia barrial.
Compartimos a continuación el siguiente comunicado con toda la información y la invitación del evento. “Un espacio en el que todas y todos estemos incluidos” En la esquina de Cno. Tomkinson y Luis Batlle Berres, dos calles importantes en la historia del barrio Paso de la Arena, existe un lugar que ha tenido tiempos de mucho uso y otros de abandono. Este espacio, conocido como “la Plaza del Indio” o de “La Garita”, nunca pudo lograr una identidad propia capaz de atraer al vecino a toma…

Mujica sufre fuerte quebranto de salud y está de licencia

El senador frenteamplista pidió licencia médica hasta el jueves por una fuerte "indigestión" pero, según indicó su médica, es algo "típico de la edad".

El senador frenteamplista, y ex presidente de la República, José Mujica, tiene licencia médica hasta este jueves, pues sufrió una “descompensación” hace unos días.

Mujica ingresó hace quince días al sanatorio CASMU en silla de ruedas por causa de una fuerte “indigestión”. Según su doctora, se debió a un “exceso alimenticio”, lo que derivó en una descompensación por complicaciones “típicas de la edad”. Este fin de semana le volvió a suceder, según trascendió.

El ex mandatario tiene 82 años y hace 12 años tuvo una fuerte reacción alérgica a algunos medicamentos, lo que le impide recibir vacunas, ciertos medicamentos y los médicos presumen que puede tener alguna enfermedad autoinmune aún no determinada. Como consecuencia de su época detenido por la dictadura, cuando no le permitían ir al baño, sufrió daños irreversibl…